viernes, 30 de noviembre de 2012

O Cebreiro (Lugo), degustación de Cocido

Desde que vivo en Ribadeo, había oído hablar de los tradicionales cocidos que en estas fechas son tan típicos en muchas localidades cercanas, pero aun no me había decidido a ir a ninguno de estos eventos.  Pero hace unos días una amiga, con la que  comparto afición por las escapadas y por la comida, me comento de ir a comer un cocido en O Cebreiro, y como es un lugar del que he oído hablar mucho y muy bien y por el que, cuando viajamos a Madrid,  pasamos  muy cerca pero que por no salir de la autovía nunca nos detenemos, me pareció una oportunidad estupenda y sin más me apunté al evento, la escapada se organizó para el sábado 24 de noviembre pasado. 

Salimos de Ribadeo con sol y una temperatura muy agradable para las fechas en las que nos encontramos,  pero como las previsiones climatológicas no eran muy favorables y O Cebreiro que está a 1.300 metros de altitud es una de las localidades mas frías de Galicia nos abrigamos bien.
De Ribadeo a Cebreiro hay 152 Kms. aproximadamente dos horas de viaje.  Salimos sobre las 10 de la mañana,  antes de llegar a la autovía en Baleira paramos a tomar un café, como el sol seguía acompañándonos,  tome estas bonitas fotografías de los campos con sus colores de otoño:




Continuamos el viaje hasta que llegamos a O Cebreiro

Acceso:  
Desde Madrid, tomamos  la autovía A-6,  dirección a  A Coruña hasta la salida 431, Pedrafita do Cebreiro.  Y si vamos desde La Coruña, hay que tomar la salida 432. O Cebreiro está situado a 6 km de la salida de esta  autovía, con lo cual es muy fácil y cómodo llegar allí.

 O Cebreiro, una parroquia  del concello de  Pedrafita do Cebreiro, en la provincia de Lugo, es solamente una pequeña aldea rural que tiene 13 habitantes, pero  esta pequeña aldea,  a pesar de su reducido tamaño, es muy conocida por varios motivos, el primero, en orden cronológico,  fue que ya los romanos la utilizaron como vía de acceso al centro de Galicia, vía que luego seguirían los peregrinos y, después por su famoso “Milagro de O Cebreiro” que más adelante os relataré.

Según íbamos subiendo  por la carretera que sale desde Pedrafita hacia O Cebreiro,  el sol nos empezó a abandonar, aun así íbamos  disfrutando  de un bonito paisaje,  pues la aldea se encuentra ubicada en la zona de las sierras de Os Ancares y O Courel, y forma parte de la Reserva de la Biosfera de Os Ancares de Lugo.  

Al llegar, sobre las 12 de la mañana, paramos en el cruceiro y fuimos rodeando hacia la aldea, unos 100 metros, disfrutando de las vistas. 

Desde el alto en el que se encuentra la aldea, veíamos un precioso paisaje  en el que el sol todavía iluminaba a lo lejos algunas zonas.  Mientras llegábamos a la aldea se estaba instalando una  ligera niebla, y cuando llegamos a la entrada de la aldea fue una impresión  extraordinaria, nos encontramos en un enclave en el que tuvimos la impresión de que el tiempo se hubiese detenido, un lugar diferente…   mágico.


Como aun nos quedaba tiempo antes de la comida, y el tiempo amenazaba lluvia estuvimos dando un paseo, por si acaso mas tarde no podíamos hacerlo.  Visitamos la iglesia parroquial, paseamos por las calles, entramos en las tabernas y tiendas y esto es lo que vimos:

Los edificios
La aldea esta formada por un puñado de casas, principalmente dedicadas a dar servicio a los peregrinos y turistas que la visitan (alojamiento, restaurantes, tiendas de recuerdos, bares) de sólida construcción, en piedra con techos de pizarra, las calles empedradas y cuando llueve, como sucedió durante nuestra visita, adquieren ese brillo que les da tanta luz.




Las Pallozas
Son unas construcciones prerrománicas típicas de esta aldea, de sencilla construcción circular con el techo de paja con forma cónica, que mantienen en perfecto estado de conservación. Una de ellas esta dedicada a Museo Etnográfico y se puede visitar.



Foto tomada de la web: foro.tiempo.com

El Santuario de Santa María la Real de Cebrerio:

Para empezar, transcribo un párrafo de la historia de este lugar:   

“El Priorato de O Cebreiro sobrevivió llevando una vida artificial hasta el fin de sus días. Y pudo sobrevivir gracias a que los monjes edificaron y explotaron un mesón con el que conseguían fondos suficientes para el mantenimiento del hospital. Pero apenas si les dejaron el tiempo suficiente para lograr rehabilitarse, pues enseguida se presentó una situación mucho peor que quebró todas las esperanzas y significó la muerte del Priorato y del hospital. Este fatídico momento tiene un nombre y una fecha: Exclaustración, 1835…
…Pero lo cierto es que esta política iniciada por Mendizábal en el 1835 fue alcanzando, tarde o temprano, a casi la totalidad de los conventos y monasterios de España. En tal estado de cosas O Cebreiro no iba a ser una excepción. En el año 1854, como consecuencia de la Ley de Desamortización de los bienes eclesiásticos, o monasterio de O Cebreiro debe dejar de existir como tal y los monjes benedictinos se vieron obligados a abandonarlo…”
 
Y, ahora os relataré el acontecimiento que dio nombre al monasterio "El Santo Milagro":

La historia refiere como un día de invierno, con mucho frío y nieve, un campesino de la aldea de Baixamaior, perteneciente a esa parroquia,  acudió a misa como siempre, a pesar del mal tiempo.  El sacerdote pensó para sí mismo que el campesino podía haber muerto de frío en el camino, sólo para arrodillarse delante de un poco de pan y vino.  En el momento de la consagración la hostia se transformo en carne y el vino en sangre, entonces la imagen de la Virgen María que estaba colocada delante del altar mayor inclino la cabeza para adorar el cuerpo y la sangre de Cristo.”

El templo:  De factura prerrománico, fue fundado por monjes benedictinos en el siglo IX, de planta basilical tiene tres naves y torre.
Fue restaurado en 1962, pues estaba en una situación ruinosa después de dos grandes incendios, en el  exterior tiene a un lado el cementerio y al otro la Hospedería

 


La talla de la Virgen: Es una imagen de Santa María la Real, la Virgen del Santo Milagro, pieza románica del siglo XII, restaurada en 1971.


Capilla de San Benito: Situada en la nave norte  y dedicada a  San Benito, en recuerdo a los monjes de esa orden  que estuvieron allí hasta 1853, y que se fueron como consecuencia de la desamortización de Mendizábal.


El baptisterio:  Se encuentra en la entrada en la parte  izquierda, y  cumple con el canon antiguo de separación del templo.  Allí podemos ver la gran pila bautismal  del siglo XVII, que se usaba para el bautismo por inmersión.


Capilla del Santo Milagro: en la que se encuentran el altar con las reliquias del milagro: el Cáliz, la patena y el relicario y  los sepulcros del sacerdote y el campesino que están enterrados uno junto al lado del otro bajo dos arcos al lado del altar.



La Hospedería: Se encuentra al lado del templo y después de una importante restauración se abrió al público en 1966, en su interior conserva un relieve de la edad de bronce.
Después del paseo de reconocimiento, y como la lluvia empezaba a arreciar, nos refugiamos en  la “Venta Celta”, un mesón muy acogedor, en el que se estaba muy bien al calor de una buena chimenea, allí tomamos unos vinos.




La comida
Y cuando se estaba acercando la hora de nuestra reserva nos fuimos a comer. Teníamos una reserva en el restaurante del Hotel Cebreiro a las 13:30, para comer un “cocido tradicional”, normalmente no es necesario hacer reserva, pero si llamas diciendo que vas es mejor, el cocido no se hace en unos minutos, por lo que es mejor avisar… 


mientras nos prepararon la mesa, nos quedamos en el bar, se estaba muy bien, gracias  a la chimenea que tenía una buena lumbre.
  

Allí estuvimos esperando unos minutos hasta que nos avisaron de que nuestra mesa estaba preparada. Después de visitar los monumentos, nos apetecía una buena comida. 


Una vez estuvimos  sentados a la mesa empezó el desfile de platos.  Primero  nos sirvieron  una fuente con la sopa.  Mis compañeras de viaje, que ya sabían como iba ésto, sólo tomaron un plato, pero yo que era la primera vez que asistía a un evento de estas características me tome dos platos y no repetí nuevamente, porque me avisaron a tiempo, pero lo hubiera hecho de buen grado.

Después de la sopa, aparecieron las fuentes:
  • Grelos con patatas cocidas

  • Garbanzos con chorizos y carrilleras troceadas:

  • Lacón y cabeza:



  • Otra fuente con butelo:


Y este es el plato que me servi: 

Y, así es como lo deje:



 Además de todo esto, después llegarón los postres:
Tarta de Santiago, frixuelos y queso de cebreiro con membrillo:


 Y por supuesto, no podía faltar un buen café y para acompañarlo un buen orujo:
 









 





Pues bien,  menos del orujo, que no bebo, de todo lo demás di cumplida cuenta.

Y todo este menú, por 20€ por persona.

Después, ya no nos importó ni el frío ni la lluvia que empezó a caer y nos dimos otro paseo para que bajase, algo, la comida y a casa.


19 comentarios:

  1. No sabía que eras de tan cerca...Estamos a un paso.
    Has hecho una entrada magistral para aquellos que no conocen este enigmático y recóndito paraje.
    Por mi vocación de peregrino (dos veces he ido a Santiago) conozco muy bien este lugar y es increíblemente fascinante y mágico.
    Un abrazo, Ángela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, estamos literalemnte al lado ¡¡cualquier día de estos nos encontramos por la calle!!
      Un beso

      Eliminar
  2. Cómo tenía que estar ese plato! Y por como lo dejaste,sí que t que estsr bueno...Qué hambre me está entrando... Me ha gustado este paseo por este precioso pueblo gallego. Eres muy buena guía!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es un lugar muy particular y el cocido estaba de rechupete. un día redondo.

      Eliminar
  3. ¡Bueno! ¡Bueno! ¡que manera de comer! Eso tienen las expediciones a esos sitios de montaña, que hay que meter fuerzas en el cuerpo y la comida está a la altura de los montes. Las fotos muy bonitas, recuerdan las pequeñas aldeas medievales: casas de piedras con calles de peidra. el cementerio y la hospedería de cada lado del la iglesia, todo bien juntito, por el frío....
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si un codido memorable, y en esos altos aun apetece mucho más.
      Beos

      Eliminar
  4. El sitio es precioso, yo también lo conocía de paso, hasta que una vez paramos a descansar allí. El cocido tiene una pinta excepcional, es una pena que yo no pueda comer cerdo porque se me acaba de caer la baba al ver tu plato... Bicos.

    ResponderEliminar
  5. El pueblo parece de película, gracias al paseo al que nos has invitado, lástima que no hicieses lo mismo con la comida, porque no has repartido ni las migajas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye que si quieres a mi no me importa repetir, además ahora con la nieve estará todo el monte precioso.
      Besos

      Eliminar
  6. Vaya entrada más completa: toda una guía de viajes! Me encantaría visitar Galicia, y posts como este me animan a proponérmelo como objetivo para el futuro: habrá que ahorrar, pero seguro que merece la pena. Gracias por compartir tu experiencia, 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me anima mucho que te gusten mis entradas. Galicia es una tierra sorprendente, vayas por donde vayas siempre encuentras algo que no te esperas encontrar.
      Cuando quieras venir aqui estaremos.

      Eliminar
  7. Me ha encantado la entrada y el paseo, y la comida, claro.
    Procuraré recordarlo ya que estamos planeando irnos a la playa de las Catedrales
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuando vengas me lo dices y te haré algunas recomendaciones, lugares donde comer, dormir, visitar, etc. etc.
      Un beso

      Eliminar
  8. Como siempre, haces una exposición excelentemente detallada y unas fotos originalísimas... y menos mal que la verdura y patatas contrarestan el colesterol ingerido... pero bueno, UN DIA, ES UN DIA...Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, estando sanos el "colesterol" se quema con una buena caminata, y además hay que comer de todo y si, ocasionalmente, un día se abusa de algo, pues despues se hace una pequeña dieta y ya esta. Besos guapa

      Eliminar
  9. Pues si nos vemos algún día por Ribadeo la solicitud del autógrafo será recíproca. Soy del Bierzo, pero a los 17 años me vine para Ribadeo, después fui para Barcelona, casi 8 años y ahora resido en Vegadeo.
    Seguro que nos vemos y hablaremos sobre nuestras mutuas experiencias en este maravilloso Mundo Bloguero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Estimado amiga: "Piedrafita" no es el nombre correcto, es Pedrafita, recogida el el diccionario como: Pedra fincada no chan. Menhir, que es lo que, según tradición oral, existía en el pueblo, al igual que Lucus era un monte. La traducción al castellano sería PiedraHita, de similar significado en este idioma. La desviación vino dada por la traducción toponímica chapucera realizada en la época franquista con la idea de castellanizar a cualquier precio, dando resultados como Arteijo, Cillero, Sangenjo, etc. Aberraciones como sería si ahora traducieramos por la misma filosofía: Ruedero (por Rodeiro), Puentevedra (por Pontevedra), Olleros (por Oleiros), Carbajo (por Carballo, que sería Roble en todo caso, pero como ya digo, chapuceras que fueron las traducciones). Y fué ese afán inculcado de que "el gallego era de ignorantes" lo que hizo que las generaciones hasta llegar a casi la actual preservaran estas aberraciones lingüisticas, al estar en la frontera con Castilla y en la principal vía de comunicación con el resto de la península en aquellos tiempos. El caso del Cebreiro es distinto ya que, al haber sido considerado patrimonio se apostó por recuperar el nombre anterior, ya que durante esa conversión pasó a ser Cebrero y ahora, si cabe, es todavía más vergonzoso al mezclar las dos: Piedrafita del Cebreiro.
    Un saludo!

    ResponderEliminar