lunes, 27 de enero de 2014

Sorteo en el blog Sumergida entre páginas

Laura, del blog Sumergida entre páginas ha organizado un sorteo, que tiene algo que no tienen otros y es que el premio será un libro a elegir por el ganador o ganadora (que además serán dos).



Los requisitos para participar, son sencillísimos, pero mejor os dejo el enlace del blog pues Laura lo explica muy bien y además aunque no os interese  participar en el sorteo podréis visitar un blog que merece la pena verlo.

Si os animáis a participar os deseo mucha suerte

viernes, 17 de enero de 2014

Restaurante Aurora do Carballiño - Lugo


Hace unos días estuve en la ciudad de Lugo, y como mi amiga Marta me había hablado de un nuevo restaurante del que había leído una entrevista que le hicieron a Aurora Baranda, la propietaria, una conocida pulpeira de  O Carballiño. El local ocupa el edificio en el que antes estaba el Restaurante Sevilla, junto a la Estación de Autobuses, muy cerca de una de las puertas de acceso a La Muralla. 


Como el restaurante esta ubicado en un zona muy céntrica y, también por conocer nuevos lugares, nos acercamos hasta allí, a ver que nos encontrábamos.

La fachada del edificio,  salvo por el nombre del restaurante, estaba igual que antes, vamos que en los cuatro meses que lleva abierto este nuevo local seguro que más de una vez he pasado por allí y no me había dado cuenta del cambio. Pero cuando te fijas en la puerta de acceso, ya empiezas a apreciar ciertas diferencias…

Yo había comido en el antiguo restaurante Sevilla, en varias ocasiones, era un restaurante de esos que no te dejan ninguna huella,  con varios tipos de “menus”  muy arregladitos de precio y una calidad muy normalita, con una decoración clásica de los años 60, resumiendo, un restaurante del que sus días de gloria quedaban ya muy lejanos. 

Pero como os iba diciendo, en cuanto traspasas la puerta de acceso al local la sorpresa te apabulla ya que te encuentras con un espacio abierto de grandes dimensiones, que no concuerda con el edificio que se ve desde la calle, una simple casa de dos alturas con un tejado a dos aguas, y que con sólo traspasar la puerta se convierte en un espacio de tres niveles, totalmente abierto…  dan ganas de salir a la calle y mirar de nuevo el edificio.  

Por lo visto al hacer las obras de remodelación el edificio fue vaciado totalmente por dentro y se construyeron los distintos niveles en columnas de hierro, creando una sensación de enorme amplitud. 

Con la  combinación de materiales nobles, principalmente madera, piedra, acero, cristal, etc.  han logrado una decoración   que es un ejemplo de equilibrado contraste entre un estilo industrial con toques vintage que resulta espectacular aunque en algunos lugares no apto para las personas que sufren de vértigo...



En esta decoración destacan muchas cosas, entre ellas las mesas del segundo nivel que están metidas en enormes cubas de vino, y que dan la sensación de que están colgadas en el aire. 

Esas cubas, que además de cumplir como objeto decorativo, aportan intimidad a modo de reservados y las paredes unas de piedra y otras recubiertas con tablas de madera que proporcionan un entorno muy cálido




Como os decía el restaurante se ha estructurado en tres niveles, en la planta baja, al entrar, nos encontramos una gran barra de bar; lo primero que nos llama la atención es la iluminación:  unas  grandes bombillas que cuelgan de sogas que penden de unas vigas de hierro ubicadas en el tercer nivel y detrás de éstas una pared de tacos de madera, que igualmente baja desde el nivel más alto del restaurante a la barra del bar. 
Foto de la Voz de Galicia

 Siguiendo hacia la izquierda, dejamos la escalera de acceso a las plantas superiores y allí vemos tres mesas con sus sillas (todas diferentes), de las que podemos decir que son normales y otras mesas en cubas y al fondo tenemos la cocina, solo separada por unas puertas de cristal, en ella se pueden ver las enormes ollas en las que se cuecen los pulpos, especialidad de la casa. 

 

Al otro lado de la barra, también hay unas mesas con sillas y el acceso a la única zona cerrada del restaurante: los aseos, en esta superficie, la pared esta tapizada con láminas de madera natural y antes  entrar en los servicios hay unos lavabos tallados en bloques de piedra que están  sobre una base de madera.



Subiendo las escaleras llegamos al segundo nivel en el que hay mesas pequeñas para dos comensales y mas grandes, todas ellas distintas entre si y muy originales; en los extremos arrancan una escaleras que va al tercer nivel.



En una de esas escaleras que va del segundo al tercer nivel nos encontramos este original aplique de luz:
En el tercer nivel, en uno de los extremos han puesto una especie de reservado, abierto, con una gran mesa, como para comidas de grupo y en el otro extremo un par de mesas-cuba.




Volviendo al apartado culinario, ya dije antes que la especialidad de la casa es el pulpo, que en Lugo lo preparan divinamente, pero también tienen otras recomendaciones: 



Nosotros esa noche éramos tres y tomamos un entrecot de buey, bacalao a la leche y churrasco de ternera, los platos de carne llevaban una guarnición de patatas fritas y de postre tomamos arroz con leche y milhojas de toffe y, para beber tomamos agua mineral.  Para que tengáis idea de los precios, os diré que la factura subió a 51€, pero teniendo en cuenta la calidad de los productos la relación calidad precio me pareció muy buena.

 


Cómo llegar:
Dirección: Rúa Cidade de Vigo, 1, 27002 Lugo
Teléfono: 982 25 12 02


Así que ya no os quedan excusas para no venir a Lugo, ya conocéis un restaurante (de los muchos y buenos que hay), también un hotel, monumentos y encantadores lugares para visitar en los alrededores


Enlaces relacionados:
Mazo de Santa Comba (Lugo)
O Cebreiro (Lugo)
Hotel puerta de San Pedro - Lugo
  

martes, 14 de enero de 2014

Sorteo en el blog Liberty Café


Ahora si, después de una pequeña ausencia, y tras apuntarme a este sorteo ya sí que puedo decir que he vuelto al mundo de la blogosfera y es que no he podido resistir la tentación. 

Y no he podido resistirme por una poderosa razón, Enzo, del blog Liberty Café sortea un libro que tiene una pinta estupenda, se trata de: Que el tiempo nos encuentre, de Teresa Viejo

 

 
Participar es muy fácil, los requisitos son los habituales en estos sorteos y os dejo este enlace que os lleva directamente al blog de Enzo, quien lo explica todo muy bien.
 

¡!!Suerte ¡¡¡

viernes, 10 de enero de 2014

Hotel Puerta de San Pedro - Lugo

Desde hace muchos años vengo organizándome, solo con ayuda de las páginas de viajes de internet, los viajes que mi marido y yo hacemos, es decir, me ocupo de reservar los billetes de avión o de tren, buscar los hoteles y hacer las reservas, planificar la agenda, elegir los lugares que visitaremos, adquirir las entradas de los museos, alquilar coches (si hiciese hace falta), ver los medios de transporte y, si vamos en nuestro propio coche planificar las distancias a recorrer reservar hoteles sin desviarnos de la ruta,  pero desde que vivimos en Galicia, todo esto se me ha complicado mucho, yo quiero pensar que es por la distancia y la mala comunicación, aunque algún amigo de mente sucia se ha atrevido a insinuar  que son los años… ¡una pura falacia!, pero lo cierto es que cualquier viajecito que prepare, salvo los que hacemos con nuestro propio coche organizarlo nos cuesta un verdadero quebradero de cabeza.

Esto viene a cuento de que hace unos días, mi marido y yo nos fuimos de vacaciones unos días al sur de España, necesitábamos cambiar de aires, y nunca mejor dicho pues nos libramos de una ciclogénesis explosiva de gran envergadura que se hizo notar en todo el territorio nacional, pero principalmente en la comunidad Gallega. 

Pues como os iba contando, organizar un viaje no es lo mismo desde esta esquinita del país y hay que armarse de tiempo y paciencia,  así que después de estudiar todas las posibilidades que teníamos a nuestra disposición, haciendo encaje de bolillos pude encontrar una combinación digamos que aceptable.  Nos decidimos por hacer el viaje en avión, con salida y regreso desde Santiago de Compostela.  Para la ida los horarios nos cuadraron bastante bien y fuimos directamente a Santiago de Compostela desde Ribadeo.  Para la vuelta ya no tuvimos tanta suerte y como no teníamos ningún medio de  transporte directo desde el aeropuerto de Santiago de Compostela a Ribadeo,  planifiqué coger un autobús que va desde el aeropuerto de Labacolla  hasta Lugo y pasar la noche allí, por lo que antes de salir de viaje ya había dejado reservada una habitación de hotel de Lugo para esa noche. 

Lugo es una ciudad encantadora, a la que suelo viajar con bastante frecuencia de compras, médicos, asuntos oficiales, etc. pero en la que nunca había pernoctado pues  solo está a 89 km. de Ribadeo y los viajes son de ida y vuelta en el día.

Como no  conocía ningún hotel allí, como siempre utilice mis buscador de hoteles preferido (Destinia) y centre mis preferencias en la cercanía a la estación de autobuses pues la hora de llegada a Lugo iba a ser más bien tarde y suponía estaríamos cansados; después de ver las posibilidades decidí reservar en el Hotel Puerta de San Pedro.




Este hotel, de tres estrellas, al que el buscador Booking en su última evaluación le ha otorgado una nota de 8,2 puntos,  es un establecimiento sencillo y muy tranquilo, de un tamaño pequeño, tiene 36 habitaciones distribuidas en un edificio de ocho plantas.  Aunque es un hotel de los de toda la vida, ha sido remodelado en varias ocasiones, la última de ellas hace dos años y todo el edificio está en un estado de mantenimiento impecable y, además, tiene conexión  wi-fi gratuita en todas las instalaciones.

Foto de Google Maps
Está situado en la calle Rio Neira, 29, muy cerca de la estación de autobuses y a unos 100 metros de la muralla romana, es decir, para quien no conozca esta ciudad, está en lo más céntrico que se puede estar; cerca de restaurantes, bares, etc.

Las habitaciones son amplias, muy funcionales y dotadas de todos los detalles necesarios para que resulten cómodas y además tranquilas.


La habitación que nos asignaron, estaba en la sexta planta, era un dormitorio amplio con una cama de matrimonio de 1,50 con un buen colchón, las almohadas sin embargo, para mi gusto, un poco bajas. La ropa de cama toda en color blanco estaba impecable. Además tenía dos ventanas vestidas con visillos y cortinas metalizadas de las que no dejar pasar la luz;

A pesar de que llegamos bastante tarde y la noche era fría y lluviosa, la temperatura dentro del hotel era muy buena y antes de acostarnos apagamos la calefacción (de aire acondicionado centralizado) ya que la temperatura era muy agradable allí dentro.

La decoración es funcional y práctica, la cama, dos mesillas de noche, encima de éstas dos apliques eléctricos, una mesa escritorio, con lámpara, frigorífico, una televisión LCD de gran tamaño (32”), el clásico portamaletas y un buen armario empotrado.


El baño, completo, con bañera con mampara, bidé, lavabo con una pequeña encimera, secador de pelo y una bandeja con las “amenities”


Como había reservado también el desayuno me informaron que éste se servía hasta las 10:30 horas, en una zona que hay en la planta baja, con una barra y varias mesas y que con bajar unos minutos antes de esa hora era suficiente.


El desayuno es tipo bufet.  No es exagerado en cuanto a la cantidad de los productos que  ofrecen pero lo que había era todo de muy buen gusto y calidad, por ejemplo, tenían bollería (tarta de Santiago, cruasanes, bizcocho, etc.), yogures de sabores variados,  diversas clases de zumos naturales (yo sólo tome de naranja y era muy bueno), agua embotellada, fiambres (jamón serrano, york y queso), fruta fresca (naranja, manzanas, piña ó melón); el café o infusiones lo servía una camarera, muy simpática y profesional.


En resumen, un hotel que recomiendo a todos aquell@s que tengan previsto pasar unos días en esta bonita, entrañable y encantadora bimilenaria ciudad fundada por los romanos bajo el nombre de Lucus Augusti  en la que podrán disfrutar de su patrimonio cultural, monumentos y museos; pasear sin prisas por sus calles, contemplar y admirar el emblema de la ciudad: la muralla, única en el mundo en la que se conservan íntegros sus más de dos kilómetros de perímetro, se puede subir a su adarve, por cualquiera de sus seis puertas (e incluso tiene una rampa para personas con movilidad reducida),y pasear por él, un paseo inolvidable, incluso de noche, ya que el pasado mes de diciembre se estrenó un nuevo sistema de alumbrado; admirar sus parques, los paseos fluviales de los ríos Miño y Rato, sus fiestas, su gastronomía, etc. etc.



  







Enlaces relacionados:

                                                                        



miércoles, 8 de enero de 2014

El bloguero invisible 2013-2014


 
Esta mañana, tempranito, como viene siendo ya una tradición, me despertó el timbre del portero automático, y como mi subconsciente ya estaba en alerta salte de la cama como un rayo, y efectivamente era la cartera que me anunciaba que me traía un paquete certificado a mi nombre, le abrí la puerta y mientras subía me dio tiempo a ponerme una bata encima del pijama.

La sorpresa fue enorme, pues mientras abría el sobre se iban cayendo los caramelos (los toffes de Solano) y una libreta, lo demás ya me dio tiempo a sujetarlo y es que mi querida Lesincele, que fue una de las primeras blogueras  que conocí cuando caí en este mundo de la blogosfera, y a la que sigo con verdadero interés, me ha colmado de detalles:

-        un cuadernillo con los primeros capítulos de la novela “Despierta”, de Beth Revis
-        un marca páginas (para mi colección)
-        una preciosa libretita de tapas azules, con una margarita
-        los caramelos de Solano
-        una bolsa con “post-it” de formas y colores diversos

 Y, por último el libro “La insólita amargura del pastel de limón” de Aimee Bender.  Esta novela no la conocía, pero tiene una pinta impresionante, de esos que cuando lees la sinopsis ya se pega a tus manos y lo puedes dejar. Prometo hacer una reseña en cuanto lo lea.

Para que lo veáis tod@s, tal como llego os dejo esta foto que  parece un bodegón con tantas cosas.


Mil gracias Sonia, ha sido un detalle precioso, unos verdaderos “Reyes Magos”.  También aprovecho para darle las gracias a Kayena por ofrecernos esta gran ilusión.

Un beso para ambas y nos vemos de nuevo para Sant  Jordi…