lunes, 22 de mayo de 2017

A menos de cinco centímetros - Marta Robles

Esta novela la gane en un sorteo que realizo la Yincana Criminal 2017, para poder participar hay que comprometerse a una lectura simultánea que se realiza en Twitter, en las fechas que las organizadoras indican, y después hay que hacer una reseña de la novela.

En la lectura simultánea yo participe muy poco, pues no acababa de ver muy clara la lectura, y ahora cumplo con la segunda parte del compromiso la reseña.

DATOS TÉCNICOS:


Título: A menos de cinco centímetros
Autora: Marta Robles
Editorial: Espasa
ISBN: 978-84-670-4895-7
Páginas: 344
Presentación: Rústica con solapas




LA AUTORA (de la contraportada de la novela): 
  

Marta Robles es escritora y periodista. Ha recorrido una impresionante trayectoria en prensa, radio y televisión, jalonada con prestigiosos galardones en todos los medios. Es autora de varios ensayos, biografías y novelas; en 2013 fue ganadora del premio Fernando Lara con Luisa y los espejos.





SINOPSIS:

”Ese olor… ¿son violetas? Nunca había conocido a nadie que llevara el perfume a juego con el color de los ojos”.

Marta Robles entra por la puerta grande en su primera incursión en la novela negra, con una ambiciosa obra coral, con dos pilares clásicos, el detective desencantado y la femme fatale, en torno a los que pivota una trama muy turbia que se desarrolla en múltiples escenarios, y donde el sexo es uno de los principales protagonistas.
La mujer es Misia Rothman, la bella y sensible esposa de un multimillonario del mundo de la comunicación, que cae fascinada por Artigas, el escritor de más éxito del momento, cosmopolita, mujeriego y con un punto cínico.

Y el detective es Roures, un ex corresponsal de guerra, reciclado en investigador de infidelidades, a quien, tras perder la enésima batalla de su vida, le toca reinventarse desde una modesta buhardilla de Malasaña y a quien acude la joven Katia Cohen con un sorprendente convencimiento: Artigas no solo mató a su madre, de quien fue amante, sino que ha asesinado al menos a otras tres mujeres.

Una novela de alta graduación, erótica y violenta, para lectores audaces

Mi opinión:
Esta reseña me ha costado no mucho muchísimo escribirla,  la razón son las dudas, por una parte, tiene una trama que me gusta, la que trata sobre la vida presente y pasada de Tony Roures, un ex corresponsal de guerra reconvertido en detective privado que tiene su nicho de trabajo en investigar infidelidades y otra que me ha sobrepasado y que es todo lo relativo a la vida actual de Misia y de Artigas, que refleja una sociedad elitista, cuyo nivel de vida nos acerca a la ostentación más desmedida, al lujo por el lujo, a ese al que muy pocos tienen acceso.  



El caso  es que yo debo ser muy básica y aunque intento poner en práctica mi tolerancia y comprensión, en este caso no conseguí resultados. La novela me desbordó totalmente y no solo porque la sinopsis me ofrecía algo que no veía y las voces que la recomendaban yo no las compartía.

Porque como os decía, toda la trama del detective parecía bien ambientada, la puesta en escena de la investigación era perfecta: la joven Katia que busca respuestas a las dudas que le suscitaba un escritor afamado, que había sido amante de su madre y que fue la última persona que estuvo con ella el día en que fue asesinada. Lógico que quisiera saber más de lo que las autoridades policiales de su país habían sacado en claro y más cuando a través de lo que ella había investigado, las anteriores amantes de Artigas, que así se llamaba el escritor, también habían muerto en similares situaciones y compartían con su madre demasiadas similitudes. Y las casualidades en un crimen no convencen a nadie y a ella menos. A esto habría que añadir la atractiva personalidad de Roures, su entorno personal y un pasado como corresponsal de guerra perfectamente descrito que me dejaron sin aliento por las duras escenas que recrea la novela y que transmiten lo peor del ser humano.

 Y en contraposición la otra trama, la de Misia Rodríguez y el propio Artigas que no he sido capaz de creerme. No era cuestión de que el mundo que me ofrecían fuese tan superficial como las marcas que se mencionaban en espiral como si la novela estuviese patrocinada por ellas, no. 


Era esa sensación de que se abarcaba mucho para no concretar nada. Un puro despropósito que me hizo plantearme dejar el libro por la mitad con una sensación de hastío que no podía quitarme de encima. 

De hecho, todavía recuerdo el ultimo tuit que deje en la lectura simultánea, de 12 de febrero, en el que decía, resumiendo por las imposiciones de twitter en cuanto a caracteres: “Termine de leer la novela, ha sido una lectura muy densa, costosa, muy dura, ahora tengo que asimilarla”, pues bien, al día de hoy, no lo he conseguido. 


Aun faltando al compromiso adquirido, no tenía intención de hacer esta reseña, pues me cuesta muchísimo escribir en negativo, pero hoy ha llegado a mis oídos una frase que ha pronunciado Carlos Ruiz Zafón que dice: “La literatura es sobre todo una fuente de disfrute” y yo no disfrute con esta novela, lo siento Marta Robles, otra vez será.

4 comentarios:

  1. No es una novela que me llamara la atención y viendo tus impresiones... Y cuesta hacer una reseña cuando el libro no te ha llegado. Mejor suerte para próximas lecturas! Y gracias por tu sinceridad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. He leído opiniones buenisimas sobre esta novela y otras malísimas precisamente por lo que tu comentas Angela, yo no creo que la lea porque no me llama y tengo un montón de pendientes. Espero que con el siguiente tengas mas suerte. Besinos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que estamos de acuerdo en todo: la novela es un quiero y no puedo y mira que tenía mimbres para que fuese perfecto. Eso es lo más descorazonador.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Ángela:
    Bienvenida al club de las «ovejas que se salen del redil y no aparecen en la foto».
    Te adelanto, para que andes prevenida, que te van a llover los haters, porque muchos de los que andan levitando con esta novela no consienten ni una opinión contraria a la suya. Mi consejo: no les entres al trapo y no les hagas que se crezcan. Tampoco entiendo por qué defienden de esa manera algo que no han escrito ellos, se escapa a mi comprensión (debe ser que yo no paso de puntillas por los sitios, sino pisando fuerte).
    Por lo demás, completamente de acuerdo contigo en todo: es un completo delirio, que diría la gran archiduquesa. Y el final (ah, espera, que en la novela negra no es importante el final, según me dijo la autora en TW)...
    Besotes.

    ResponderEliminar