lunes, 19 de febrero de 2018

Lena - Daniel Vázquez Sallés




El autor:

Daniel Vázquez Sallés nació en Barcelona en 1966. Licenciado en Ciencias de la Información en la UAB, trabajó como técnico cinematográfico y guionista hasta que dio el salto a la literatura con Flores negras para Roddick. Entre las obras publicadas destacan la novela La fiesta ha terminado y los ensayos Comer con los ojos y Recuerdos sin retorno. Para Manuel Vázquez Montalbán.
Si tuviera que irse a una isla desierta, se llevaría un ejemplar de El factor humano, de Grahame Greene, y a la hermana gemela de Marion Cotillard, si la tuviera.


Desde que me apunté a la iniciativa #SoyYincanera no gano para alegrías. A menudo pienso que ya ni tengo que preocuparme en buscar información para elegir un libro u otro, que siempre he sido muy caprichosa cuando me veo en algún escaparate de una librería y muchas veces me han dado gato por liebre. Ahora son otras (en este caso, Carmina y Kayena), quienes lo hacen por mí y rara es la vez que se confunden. Como el requisito que ponen para conseguirlos es participar en los sorteos, que suelen ser bastante divertidos y facilones, la sensación de egoísta incorregible va creciendo en mi porque lo poco que puedo hacer al respecto encima me gusta y me divierte.

Es por todo esto por lo que Lena, de Daniel Vázquez Sallés llegó a mis manos: participando en su sorteo, mientras pasaba un rato muy agradable durante el cual me esforzaba por intervenir mediante tuits. A los pocos días los libros comenzaron a llegar y comenzó la Lectura Simultánea.
Para los que todavía no habéis vivido una experiencia como esta, me gustaría comentaros que es muy edificante. Imagino que todo aquel que se acerca a un blog de reseñas para ver qué nos ha parecido a quienes hablamos de ella lo hacéis también porque el mundo de la literatura os atrae. Pues bien, poder hablar de la novela con otras personas que la están leyendo a la vez, a las que vas conociendo poco a poco gracias a esta iniciativa es como pisar el séptimo cielo. He pasado y estoy viviendo unos momentos indescriptibles a cuenta de estas Lecturas; de hecho, empiezo a temer que algún día se acabe esta locura, porque los ratos que pasamos "al otro lado de Yincaner@s" no tienen precio. Las risas están aseguradas del mismo modo en que ves cómo, poco a poco, se empiezan a fraguar amistades.
Por poner un ejemplo, Lena ha venido a corroborar todo lo que os he dicho, porque a cuenta de ella ya estamos pensándonos en ir unos días a Tolstoi Farm, todos juntos, a pasar un fin de semana y, con esa excusa, dejar durante una buena temporada a Ana M., Mari y Kayena para que se conviertan en "aristócratas del crimen", porque lo andan pidiendo a gritos.
¿Y qué ha tenido esta novela en particular para que se nos haya hecho tan especial al grupo? Varios aspectos, sencillos de entender y difíciles de explicar porque considero que la mejor manera de acometer esta lectura es sabiendo lo imprescindible. Sin embargo, como por mucho que me esfuerce me va a costar la vida presentárosla de una manera atractiva, os dejo la sinopsis y desde ahí intentaré transmitir lo que para mí ha significado:

SINOPSIS:
 La primera vez que Martín vio a Lena en la playa tenía doce años y ya entonces supo que esa joven sería la mujer de su vida, pero para ello debería pagar un peaje: convertirse en un asesino a sueldo.
Y aunque quizá fue la casualidad la que cruzó su vida con el Posibilista, tal vez no fue tanta la coincidencia de asumir la condición humana de matar por encargo. Porque si algo estaba escrito no era su vocación, sino su amor demente por Lena, esa escritora fatal amada -y renegada- por sus semejantes.
Asumir la identidad de Knopfler y los infinitos riesgos que conlleva ser un criminal no fueron para Martín un impedimento, porque su objetivo final, Lena, era el regalo. Y es que, a fin de cuentas, Lena es la historia de amor a lo largo del tiempo entre un asesino a sueldo y una novelista.
Daniel Vázquez Sallés no juega con el lector, pero sí lo acompaña en un recorrido vital lleno de curvas y de guiños a la ciudad de Barcelona y a algunos personajes que en algún momento de sus vidas se han cruzado con el autor.

OPINIÓN PERSONAL:
Lo primero que me llamó la atención del libro fue el peculiar estilo del autor, ya que aunque desde la primera página te das cuenta del tono en que va a narrarse al estar escrita en primera persona por Martín-Knopfler, uno de los protagonistas (y no, ni el personaje es escocés ni guarda relación con el cantante y guitarrista de los Dire Straits) a lo largo de la lectura esa singularidad se hace más y más evidente, a medida que vamos conociendo al personaje más íntimamente y las circunstancias que le irán rodeando a lo largo de la vida.
Martín era un niño normal, no vayáis a creer que las ansias de matar le acompañaron siempre. Es más, creo que nunca las ha tenido, porque el hecho de haberse convertido en un asesino a sueldo de élite solo fue fruto de la casualidad. Huérfano de madre desde los seis años, vive con su padre, chófer de un millonario constructor que amasó su fortuna levantando barrios marginales en pleno apogeo franquista y que cuando se cansó de ganar dinero, se reconvirtió en intelectual trasnochado valiéndose del poder del que gozaba como buen cachorro del régimen. Si os digo la verdad, es todo un personaje, lo cual tiene más mérito todavía cuando el sentimiento más liviano que este hombre genera en el lector es el de asco mortal, ya que todo lo que de él transciende es corrosivo, viscoso, porque es la personificación del vómito, dado que nunca ha conocido la moral, ni la ética.
Fue precisamente durante unas vacaciones en la playa de la familia Virao, cuando Martín conoció a Lena. Él tenía tan solo doce años y ella veinte. En realidad se llamaba Elena Cohen, era escritora en ciernes y la amante del momento de Sebastián Virao. Lena no se fijó en él, pero Martín se enamoró de ella y se hizo el firme propósito de conseguirla, tarde o temprano.
Desde ese momento, la vida para Martín gira en torno a cómo conseguir acercarse a ella. Tiene claro en ese momento que ha de ser por la vía de la literatura y toma la decisión de convertirse en escritor para estar a su altura y encuentra la fuente de la sabiduría en la biblioteca de Sebastián Virao.
No es fácil e irá pasando el tiempo. Llegado a la juventud, comenzará la carrera de Derecho y trabará nuevas amistades. Nacen, en aquella época, los Dire Straits, una pandilla de la que Martín es la cabeza visible y de ahí que tome como alias el de Knopfler. 

Para costearse sus caprichos Martín trabaja en una agencia de viajes y escribe la novela con la que quiere impresionar a Lena llegado el momento, pero sus amigos de esto no saben nada, porque son unos malcriados de familias boyantes y clasistas que no le mirarían a la cara de saber a qué estrato social pertenece. 

Todo se complica cuando su padre muere, porque más allá de lo que le pueda afectar en lo personal, necesita protección económica para seguir manteniendo su status. También se llevará un varapalo cuando acude a una presentación de la nueva novela de Elena Cohen, pues tras conseguir pasar la noche con ella y ofrecerle su manuscrito, ella le echa con cajas destempladas y le indica que la novela no tiene calidad literaria.
Aparece entonces El Posibilista cuando Martín empieza a tocar fondo y prácticamente le mantiene, tanto en sus gastos corrientes como con la droga, que consume a diario y en cantidades industriales. Le propone unirse a la Organización para la que trabaja y convertirse en asesino a sueldo. Tras unos reparos iniciales, acaba aceptando la oferta, motivado más que nada porque desde esa perspectiva es viable que pueda ganarse su sitio en el corazón de su amada. 

Pero para conseguir el éxito tendrá que pasar por chapa y pintura y, de ese modo, le enviarán a talleres para adquirir todas las habilidades que un trabajador de este tipo debe poseer. Tras una estancia en Tolstoi Farm, emprende la segunda fase: crearse una identidad que le permita disimular a qué se dedica realmente. Tiene que casarse, a ser posible con una mujer anodina y gris como la personalidad que él debe mantener y tener hijos, así como un trabajo estable que le permita viajar sin crear sospechas. Para lo primero le dan carta blanca, en cuanto al trabajo "oficial", se lo proporcionará la Organización.
Cuando consigue realizar unas cuantas misiones y convertirse en el mejor de los asesinos a sueldo, volverá a encontrarse con Elena Cohen, que ya está en horas bajas como escritora y, como presumía, su idilio se hace realidad. Y, de no ser por la ambición de Lena, que no se resiste a pasar inadvertida, quizás su amor se hubiese consolidado... ¡pero nos hubiésemos quedado sin una historia tan original y adictiva como sorprendente!.
¿Y por qué os digo esto? No sé si he sido demasiado explícita a la hora de contar la trama. Es posible, aunque también os digo que todo lo contado es solo la punta del iceberg, porque donde reside, para mí, la grandeza de esta novela es en disfrutar de la forma de narrar del autor, con unos recursos literarios a la altura del mejor escritor que podáis conocer. Para que os hagáis una idea de la manera tan rotunda y descarnada de dirigirse al lector, os pongo un simple párrafo de los que aparecen en las primeras hojas:
“Soy un ser con dos vidas.  La de asesino frío y despiadado, y la de padre rumiante de una familia de apocados.  Mi primera vida es la auténtica y llegue a ella desnudo con el único deseo de ser amado.  La segunda, la del honrado padre de familia, es una tapadera, una falacia que me sirve como puerto al que recalar antes de volverá zarpar en busca de la mujer que me abrió las puertas de su jardín secreto”.
A todo ello, también quiero mencionar la riqueza del vocabulario que emplea, la forma de adjetivar que utiliza, pues cogiendo una página al azar (la 133 en concreto), me he encontrado con estas palabras que me han resultado curiosas:

Y, por supuesto, porque la trama es de las más atractivas con las que me he encontrado a lo largo de mi vida como lectora y no solo por su originalidad. O porque sus personajes están tan bien perfilados, tienen una personalidad tan impactante y tan atractiva que me han asombrado. 

Es curioso, porque no he llegado a empatizar con ninguno, aunque al final he redimido al Posibilista y eso me daba qué pensar, porque decidme la verdad, ¿a qué no es frecuente leer una novela donde todos los personajes te parezcan odiosos, que no veas en ellos un atisbo de humanidad y que consiga engancharte de tal manera? A mí me hizo pensar, en ocasiones, a El Padrino, de Mario Puzo, pero enseguida encontraba la explicación: escuchar la palabra Mafia implica que, por principios, vamos a ponernos en contra por todo lo que conlleva. 

Sin embargo, este autor creó un protagonista tan contundente, con unos principios morales tan arraigados que nos hizo cuestionarnos que, en un momento determinado, nos posicionásemos al lado de semejante personaje. En este caso, ya os digo que no, que cuando se acaba la novela y haces un repaso, solo se salva el Posibilista y porque su historia personal, sus motivaciones, sí le humanizan.
En lo que se refiere a la parte "protesta" no quiero extenderme para no eternizarme. Simplemente salta a la vista que Daniel Vázquez Sallés cuenta con un bagaje cultural, profesional y personal tan amplio, tan exquisito, que nos ha regalado una crónica tan ácida como realista de lo que a lo largo de su existencia ha podido comprobar en primera persona y entiendo que agradecérselo es lo mínimo que podría hacer desde aquí.
Esta reseña participa en la iniciativa #SoyYincanera


sábado, 20 de enero de 2018

Basta con vivir - Carmen Amoraga

Conseguí esta novela mediante el sorteo que  #Soy Yincanera organizo a últimos de noviembre pasado; fue un sorteo, como todos los que hacen Kayena y Carmina muy simpático, pedían que pusiésemos, en un hashtag que crearon en twitter, frases para levantar el ánimo a una persona, yo hice unos fototuits de este tipo:



Tras recibir la novela, a mediados de diciembre, antes de empezar la lectura simultánea, aprovechando la proximidad de las fiestas navideñas, hicimos una “campaña publicitaria” en la que aportamos lo que pudimos, este es uno de los fototuits que puse:



Y después iniciamos la lectura simultánea, dejando nuestros comentarios en el mencionado hashtag



Como podéis ver #Soy Yincaner@, organiza unos sorteos diferentes y hay que “curarrarselo” pero el resultado es muy divertido y gratificante, por ello aprovecho para dar las gracias a Carmina y a Kayena.  



Y vamos con la reseña.

 Ficha Técnica:




Título:  Basta con vivir

Autora: Carmen Amoraga

Encuadernación: Tapa blanda

Editorial: Ediciones Destino

ISBN: 9788423352876

Número de páginas: 320 




La autora:

Carmen Amoraga (Picanya, Valencia, 1969) es licenciada en Ciencias de la Información y ha trabajado para radio y televisión. Ha sido columnista en diversos medios como Levante-EMV, Cadena Ser, Cartelera Turia, Mujer hoy o Harper’s Bazaar España. Ha sido asesora en relaciones con los medios de comunicación en la Universitat de Valencia y actualmente es Directora General de Cultura y Patrimonio de la Generalitat Valenciana. 

Es autora de Para que nada se pierda (1977 II Premio de Novela Ateneo Joven de Sevilla. Siguieron La larga noche, Premio de la Crítica Valenciana, Algo tan parecido al amor,(finalista del Premio Nadal de Novela 2007),   El tiempo mientras tanto (finalista del Premio Planeta 2010), El rayo dormido (Destino 2012) y La vida era eso (premio Nadal 2014) entre otros.
Fuente: Solapa de la novela


Sinopsis:
Pepa es una mujer madura en quiebra emocional. Siente que ha malgastado su vida y culpa al mundo de su aparente desgracia. Sola, enfadada y amargada, siente como una herida la felicidad del resto, y para protegerse del dolor no encuentra otra forma que vivir dentro de una coraza que oculta sus verdaderos sentimientos.

Durante unas vacaciones forzosas, Pepa se ve obligada a reflexionar y a tomar consciencia de los errores que la han llevado a estar donde está. Justo cuando comienza a reconciliarse con sus recuerdos, empieza a observar a una chica embarazada que toma el sol a diario en un banco de la misma plaza en la que Pepa pasea a su perro. Esa joven es Crina, que vive una tragedia ante los ojos impasibles de una sociedad que no quiere verla.

Crina llegó a España engañada por su propia pareja, que la vendió a una red de trata de blancas, y ahora esa red planea vender al bebé que espera. Pepa, inmersa en el proceso de rehabilitación de su invalidez emocional, es la única persona que puede ver más allá de lo que se ve, y decide volcarse en ayudar a esa desconocida.
Fuente: Contraportada de la novela


Mi opinión:
Tengo que reconocer, muy a mi pesar, que esta es la primera novela de Carmen Amoraga que he leído y como intrínsecamente acabo de reconocer que tras esta lectura he lamentado haberme perdido a una autora muy interesante, entre mis propósitos de Año Nuevo (¡qué lejos quedan estas cosas a estas alturas de mes!) añadiré el buscar y leer alguna novela más de la autora.

Muchas son las cosas que me han llamado la atención en esta novela. Las resumiré brevemente para luego desarrollarlos un poco más:

1.- Por un lado, hay dos tramas que van en paralelo, muy diferenciadas por los temas que tratan y que sin embargo consideras imprescindibles porque llegan a gustarte tanto que no podrías descartar una para quedarte con la otra, a pesar de ser situaciones totalmente dispares.

2.- Por otro lado, estarían las protagonistas: tanto Pepa como Crina me han tenido en vilo durante toda la lectura. Sus historias nada tienen que ver y quizás sea ese el mayor acierto del libro. Eso y que sus situaciones particulares se van alternando, porque cuando las circunstancias de una te pueden llegar a saturar, comienza un capítulo nuevo y te acerca a la otra.

3.- La manera de escribir de la autora; es decir, su estilo. Me ha parecido muy correcto: sencillo y directo, sin florituras, pero haciendo uso de una serie de recursos literarios que me han llegado a sorprender.

4.- Los temas que trata la novela, muchos y variados y sin necesidad de aleccionar a nadie.

En lo referente a las tramas, hay dos, tantas como protagonistas. Por un lado, tenemos a Pepa, una mujer madura que ha malgastado su vida entre rencores y a la que la vida parece querer darle una oportunidad de nuevo al verse ante la coyuntura de unas vacaciones forzosas.

Descubre en ese momento que le sobran horas al día porque la soledad es su única compañera y puede resultar excesivamente pesada. Empieza a tomar conciencia de que necesita ayuda y la encuentra en la consulta de una sicóloga. Y será precisamente mientras dura la terapia cuando la vamos a ir descubriendo en su esencia. La mujer amargada acabará pareciéndonos divertida. Sus filias (las menos) y sus fobias (las más), saldrán a la luz y entenderemos sus razones, aunque no las compartamos, mientras el libro se nos va de las manos, porque es de lectura ágil.

El contrapunto lo pone Crina, una joven rumana a la que su novio engañó para luego venderla a unos proxenetas. El relato de la muchacha es estremecedor, porque no cuenta nada nuevo que no sepamos por los medios de comunicación. Solo cambia el tono, ese modo de narrar que tiene esta mujer que es capaz de describirte los más viles ultrajes con una exquisitez que ya la quisieran muchos.  
Del mismo modo que asistimos a las rutinas cotidianas de Pepa, similares a las de cualquier mortal porque no deja de ser ese tipo de personas que el que más o el que menos siempre ha tenido cerca, las de Crina son de quitarte la respiración: desde las escenas con clientes o el trato que reciben en la casa donde residen las prostitutas, a lo que las hacen cuando se quedan embarazadas, porque en este submundo no se respeta nada que se puede vender o matar. 

Solo un halo de esperanza parece brillar cuando se queda embarazada y sus jefes deciden vender al fruto de sus entrañas. La llevan entonces a una especie de piso franco y la ponen al cuidado de una ex-prostituta y su pseudofamiliar hasta que llegue el momento del parto. Los momentos de angustia llegarán entonces a rozar el límite porque vemos como día a día las fuerzas de la joven irán flaqueando.

En cuanto al estilo, deciros que me ha enamorado, tanto en la parte trágica (que suele correr más de la parte de Crina) que en la cómica (porque una vez que se le coge el punto a Pepa, tiene unas caídas que te sacarán más de una carcajada). Os voy a poner un ejemplo del inicio de la novela, en el momento más sombrío de Pepa para que veáis la forma tan original de narrar que tiene en una simple escena cotidiana, que es más seria de lo habitual, aviso, pero que tiene visos de declaración de intenciones:

“En la habitación oscura, una mujer trata de dormir sobre una cama que cruje.

La mujer que trata de dormir en la cama que cruje se remueve, inquieta. Le molesta el quejido del somier, que lamenta con tristeza cada uno de sus movimientos, los de esa noche y los de todas las noches que la mujer que trata de dormir intenta conciliar el sueño en la misma cama en la que nació, hace ya demasiado. ¿Cuánto? Demasiado. No es que piense en la muerte, pero la vida le cansa.

La vida cansa a la mujer que trata de dormir en la habitación oscura en una cama que cruje, seguramente porque por las noches apenas cierra los ojos un par de horas, justo antes de que amanezca y el despertador suene a las siete, y antes a las siete menos cuarto y antes a las seis y media, porque entonces, cuando es preciso que se levante, sí que tiene sueño.”


En este caso, como podéis observar se trata de repeticiones diseminadas que persiguen enfatizar una idea precisa: una mujer trata de dormir en una cama que cruje. A mi me ha deslumbrado este juego de palabras, pero los hay para todos los gustos y, la mayoría de ellos, con mucho sentido del humor.

En lo referente a Crina, que vive una situación insostenible, el lenguaje es más serio, aunque ello no es óbice para que también sea natural:

“Pero quiere vivir. Por eso concentra todos sus recuerdos en ese viaje de autobús, en esa revista médica, en esa mochila llena con la cazadora y los libros y el bocadillo de queso; en ese novio que la quería a ella y en esa madre que la quería a ella, y en esa ella que iba a cumplir todos los sueños que tenía desde pequeña y sería doctora en una aldea y a lo mejor tenía un perro y una cabra y un oso en una casa en las montañas nevadas y cinco hijos. Cinco. Lo demás no es nada. No existe. Es negro. Es una noche que empieza.  Así lo ha elegido ella”


Para terminar, me gustaría hablaros de los temas que toca la novela, que no son pocos y que te hacen reflexionar sobre distintos aspectos de la existencia. 

Al mencionado de la soledad que sufre Pepa, buscada, deseada o merecida, porque se ha pasado la vida echando de su lado a aquellos que la querían y distorsionando sus recuerdos, pero que también se puede extrapolar a la que sufren nuestros mayores, porque las escenas que transcurren en la residencia donde ella trabaja dan para todo un debate,  habría que añadir el de la prostitución, excelentemente tratado en la novela, junto con el de la trata de blancas, que a fin de cuentas es producto de la anterior. 

Sin embargo, me quedo con esa invitación a vivir la vida plenamente, porque deja un poso de esperanza en el que en cualquier momento y a cualquier edad esto es posible, ya que Basta con vivir es un libro optimista, que te hace creer en la solidaridad humana, nuestra única arma con la que se puede combatir todo lo malo que se ha ido construyendo en esta sociedad tan compleja que nos ha tocado vivir.

Conclusión:
Hay novelas profundas, intensas, dramáticas en las que la trama y las emociones te hacen vivir momentos inolvidables, pero que sabes que tu jamás podrías vivir y sin embargo en esta novela, aparentemente ligera y sencilla, la autora consigue trazar una gran historia con situaciones y personajes como Pepa que cualquiera de nosotros parece reconocer en alguien de su entorno. 

Y no me refiero únicamente a esa amargura que al principio parece sostenerla, sino a esa manera de autoengaño, de querer enmascarar la realidad de los hechos para seguir sobreviviendo. Sin embargo, hay que ser muy valiente para admitirlo, para buscar ayuda cuando todo hace aguas y emprender el camino de la superación personal. Porque Basta con vivir es, precisamente, una novela de crecimiento personal y nosotros seremos conscientes de ese cambio profundo. 

También Crina tendrá su particular bajada a los infiernos, también tocará fondo antes de emprender el camino de regreso, aunque su historia, sin lugar a dudas, es más sobrecogedora, porque pone en tela de juicio uno de los grandes problemas de la sociedad actual al que miramos de soslayo, porque implicarse en ellos, entendemos, solo puede traernos problemas. Y quizás por esto esta novela es tan especial, porque una persona normal y corriente, con las pocas armas con las que puede contar, que no son otras que su empeño y determinación, es capaz de dar ese paso, porque a veces, querer ayudar a alguien, nos ayuda más a nosotros mismos. 


Esta reseña participa en la iniciativa #SoyYincanera




martes, 5 de septiembre de 2017

Soy Yincaner@

Nuevamente Carmina del blog "de tinta en vena" y Kayena del blog "Negro sobre Blanco", nos tientan con un nuevo proyecto Yincaner@s, que ya de entrada tiene muy buena pinta, como todo lo que inventan estas dos, claro!!  

Y empiezan pisando fuerte, nada mas y nada menos que una lectura simultánea del último libro de Victor de Árbol, que lujo!!! 



Así que con estos mimbres a ver quién es la valiente que no se apunta a esta fiesta, yo desde luego que no me la pierdo.
Además me encanta ese nuevo cartel que se han sacado de la manga, y yo, por supuesto



¡¡¡Faltaría más.!!!


Así que guapas, espero con ansiedad vuestras indicaciones para ver que nuevas aventuras proponéis, yo estoy ya preparada para casi todo.

lunes, 22 de mayo de 2017

A menos de cinco centímetros - Marta Robles

Esta novela la gane en un sorteo que realizo la Yincana Criminal 2017, para poder participar hay que comprometerse a una lectura simultánea que se realiza en Twitter, en las fechas que las organizadoras indican, y después hay que hacer una reseña de la novela.

En la lectura simultánea yo participe muy poco, pues no acababa de ver muy clara la lectura, y ahora cumplo con la segunda parte del compromiso la reseña.

DATOS TÉCNICOS:


Título: A menos de cinco centímetros
Autora: Marta Robles
Editorial: Espasa
ISBN: 978-84-670-4895-7
Páginas: 344
Presentación: Rústica con solapas




LA AUTORA (de la contraportada de la novela): 
  

Marta Robles es escritora y periodista. Ha recorrido una impresionante trayectoria en prensa, radio y televisión, jalonada con prestigiosos galardones en todos los medios. Es autora de varios ensayos, biografías y novelas; en 2013 fue ganadora del premio Fernando Lara con Luisa y los espejos.





SINOPSIS:

”Ese olor… ¿son violetas? Nunca había conocido a nadie que llevara el perfume a juego con el color de los ojos”.

Marta Robles entra por la puerta grande en su primera incursión en la novela negra, con una ambiciosa obra coral, con dos pilares clásicos, el detective desencantado y la femme fatale, en torno a los que pivota una trama muy turbia que se desarrolla en múltiples escenarios, y donde el sexo es uno de los principales protagonistas.
La mujer es Misia Rothman, la bella y sensible esposa de un multimillonario del mundo de la comunicación, que cae fascinada por Artigas, el escritor de más éxito del momento, cosmopolita, mujeriego y con un punto cínico.

Y el detective es Roures, un ex corresponsal de guerra, reciclado en investigador de infidelidades, a quien, tras perder la enésima batalla de su vida, le toca reinventarse desde una modesta buhardilla de Malasaña y a quien acude la joven Katia Cohen con un sorprendente convencimiento: Artigas no solo mató a su madre, de quien fue amante, sino que ha asesinado al menos a otras tres mujeres.

Una novela de alta graduación, erótica y violenta, para lectores audaces

Mi opinión:
Esta reseña me ha costado no mucho muchísimo escribirla,  la razón son las dudas, por una parte, tiene una trama que me gusta, la que trata sobre la vida presente y pasada de Tony Roures, un ex corresponsal de guerra reconvertido en detective privado que tiene su nicho de trabajo en investigar infidelidades y otra que me ha sobrepasado y que es todo lo relativo a la vida actual de Misia y de Artigas, que refleja una sociedad elitista, cuyo nivel de vida nos acerca a la ostentación más desmedida, al lujo por el lujo, a ese al que muy pocos tienen acceso.  



El caso  es que yo debo ser muy básica y aunque intento poner en práctica mi tolerancia y comprensión, en este caso no conseguí resultados. La novela me desbordó totalmente y no solo porque la sinopsis me ofrecía algo que no veía y las voces que la recomendaban yo no las compartía.

Porque como os decía, toda la trama del detective parecía bien ambientada, la puesta en escena de la investigación era perfecta: la joven Katia que busca respuestas a las dudas que le suscitaba un escritor afamado, que había sido amante de su madre y que fue la última persona que estuvo con ella el día en que fue asesinada. Lógico que quisiera saber más de lo que las autoridades policiales de su país habían sacado en claro y más cuando a través de lo que ella había investigado, las anteriores amantes de Artigas, que así se llamaba el escritor, también habían muerto en similares situaciones y compartían con su madre demasiadas similitudes. Y las casualidades en un crimen no convencen a nadie y a ella menos. A esto habría que añadir la atractiva personalidad de Roures, su entorno personal y un pasado como corresponsal de guerra perfectamente descrito que me dejaron sin aliento por las duras escenas que recrea la novela y que transmiten lo peor del ser humano.

 Y en contraposición la otra trama, la de Misia Rodríguez y el propio Artigas que no he sido capaz de creerme. No era cuestión de que el mundo que me ofrecían fuese tan superficial como las marcas que se mencionaban en espiral como si la novela estuviese patrocinada por ellas, no. 


Era esa sensación de que se abarcaba mucho para no concretar nada. Un puro despropósito que me hizo plantearme dejar el libro por la mitad con una sensación de hastío que no podía quitarme de encima. 

De hecho, todavía recuerdo el ultimo tuit que deje en la lectura simultánea, de 12 de febrero, en el que decía, resumiendo por las imposiciones de twitter en cuanto a caracteres: “Termine de leer la novela, ha sido una lectura muy densa, costosa, muy dura, ahora tengo que asimilarla”, pues bien, al día de hoy, no lo he conseguido. 


Aun faltando al compromiso adquirido, no tenía intención de hacer esta reseña, pues me cuesta muchísimo escribir en negativo, pero hoy ha llegado a mis oídos una frase que ha pronunciado Carlos Ruiz Zafón que dice: “La literatura es sobre todo una fuente de disfrute” y yo no disfrute con esta novela, lo siento Marta Robles, otra vez será.

lunes, 20 de marzo de 2017

La sirena de Gibraltar - Leandro Pérez

Una de las divertidas actividades que las organizadoras de la Yincana Criminal 2017 crearon  para este evento, que no consiste solamente en reseñar sino en mucho más, han sido las lecturas simultáneas.  Para ello prepararon unos  originales y divertidos sorteos de varios ejemplares de diferentes novelas adecuadas para reseñar en la Yincana, Estos  sorteos los hicieron a través de Twitter y, esta novela es una de las que sortearon para hacer una lectura simultánea pero el día en el que la sortearon yo no pude participar y me quedé sin ella.
No había leído ninguna reseña de la novela, ni del autor,  pero como l@s participantes en el sorteo hablaban tan bien de la novela, y el título era tan sugerente  ni corta ni perezosa me la compre para participar en la lectura simultánea y por supuesto, reseñarla en su momento  para  la Yincana. 
Nada mas comprarla al leer la biografía del autor vi, que ésta novela era la continuación de otra “Las cuatro torres”,  esto me fastidio, pues , en estos casos, prefiero  leer las series por orden de aparición ya que,  normalmente,  se pierden detalles, pero como la lectura simultánea había empezado y yo, para rizar el rizo, con mi despiste habitual,  confundí el orden  y empecé a leer otra novela (menos mal que me di cuenta enseguida),  lo que no podía hacer por falta de tiempo era comprar  “Las cuatro torres” y leerlo, por lo que tire por el camino del medio y me puse con ella y, he de decir que no sé que me aportará la primera novela (que pienso comprarla), pero a pesar de mis recelos, ahora sé que se puede leer la segunda perfectamente, sin notar vacios, aunque esto tengo que comprobarlo, claro…

DATOS DEL LIBRO
Titulo: La sirena de Gibraltar
Autor: Leandro Pérez
Nº de páginas: 352 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: PLANETA
ISBN: 9788408165132 

El Autor (de la contraportada de la novela)
Foto de Félix Ordoñez
Leandro Pérez (Burgos, 1972) hasta antes de ayer guardaba sus manuscritos en un cajón. Escritor y periodista, dirige la web literaria Zenda. Ha trabajado en El Mundo, y es uno de los creadores de Trestristestigres, empresa que ha puesto en marcha numerosos proyectos en Internet, a menudo periodísticos y culturales.
Además de blogs, columnas y dossieres, Leandro Pérez ha escrito un par de narraciones que jamás publicará y varios primeros capítulos que quizá retome algún día. En algunos, figura Juan Torca, el personaje que protagoniza La sirena de Gibraltar, su segunda novela. Las Cuatro Torres (Planeta, 2014), su primer libro, recibió una excelente acogida:
«Torca, como Plinio o Carvalho, está aquí para quedarse». Javier Pérez de Albéniz
«Una novela de un altísimo nivel literario». Benito Olmo
«Qué bien escribe Leandro Pérez». Arturo Pérez-Reverte 

Sinopsis de La sirena de Gibraltar (Facilitadas por la editorial):

Madrid, junio de 2013. «Contra Gibraltar la política ya no vale», le dice a Juan Torca una mujer que quiere que asesine a dos prostitutas gibraltareñas. Un mes después el cuerpo desnudo de Rebecca Cruz aparece en el Manzanares. Torca contempla cómo el cadáver es extraído del río y promete: «El hombre que te mató ya está muerto».

Pero Torca no solo tratará de cazar al asesino, también intentará proteger a las hermanas gemelas de Rebecca, Maddie y Lisa, dos nadadoras conocidas como las sirenas de Gibraltar.
Un thriller absorbente protagonizado por un personaje tan memorable como magnético, Juan Torca, un antiguo soldado y mercenario que se tendrá que enfrentar a una trama repleta de intrigas, peligros y mentiras. 

¿Qué hay detrás de la muerte de Becca Cruz? ¿Un asesino en serie, una conspiración, o pasiones como el odio o el amor?

Personajes
El autor ha creado un cuadro de personajes rico en matices,  unos más cercanos y otros menos pero todos ellos se ven auténticos y creíbles;  me imagino que además de Juan Torca  los otros compadres ya aparecían en su primera novela, no lo se, pero desde luego son unos personajes que despiertan sentimientos.
Juan Torca, aunque nacido en Burgos, después de una agitada y dilatada vida “profesional” que le ha llevado a bastantes lugares, y de la que le han quedado algunos traumas y malos recuerdos. Torca es viudo, su mujer Raquel -de la que prácticamente estaba separado- murió en 2009 en un accidente en Burgos donde vivía con Rodrigo, hijo de ambos. Actualmente vive solo en Madrid, en un apartamento alquilado de la Gran Vía Madrileña. Rodrigo, su hijo, también vive en Madrid,  es policía, de carácter tranquilo y poco efusivo, ambos mantienen una buena relación pero no muy cercana.  Juan Torca tiene suficiente dinero “como para no dar jamás un palo al agua” pero colabora gustoso haciendo trabajos para uno de sus amigos Investigador Privado.  Sus aficiones: Correr por el Retiro, leer novelas negras y ver series televisivas. 
Los compadres  Antiguos compañeros de “Trabajo” formaban un grupo de  mercenarios, liderados por Torca, eran resolutivos, violentos, efectivos… En el año 2001, tras un trabajo en Afganistán, el grupo se rompió y cada uno siguió su camino, quizá por cercanía a los que más frecuentaba eran:
Luis Laguna, es el dueño de la agencia de detectives en la que de vez en cuando colaboraba.
Alejandro Colmenero, alias Jandro,  Es su compadre más fiel el más fiable aunque también el más simple…, a Jandro no podía ocultarle nada.  Tras la disolución del grupo estuvo trabajando de vigilante en polígonos y fabricas, pero actualmente no tenía trabajo y echaba una mano a su chica que tenía un bar en el barrio de  Vallecas en Madrid
 Mario Barbera:  A pesar de ser un empresario muy rico y poderoso, es muy cauto y discreto, apenas se tienen datos de él, su nombre no aparece en los periódicos.  Se decía que mantenía una relación sentimental -además de profesional- con Eva Canga una agresiva mujer de negocios, sin escrúpulos, a la que estaba instruyendo como su sucesora pero tras la muerte de su único hijo se recluyo y lleva una vida aún mucho más discreta.  
Familia Cruz:
·      Antonio Cruz, 58 años, viudo. Dueño de un supermercado y unos apartamentos en La Caleta, Gibraltar

·      Rebecca Cruz, conocida como Becca Cruz, de 30 años, es la hija mayor de Antonio Cruz, es la mujer que apareció muerta en el Manzanares.  Trabajaba como cajera en el supermercado propiedad de su padre

·      Maddie y Lisa, hijas gemelas Antonio Cruz, de 25 años, físicamente son como dos gotas de agua.  Nadadoras. La primera trabaja como maestra en un colegio de Gibraltar.  Fue Reina del Estrecho en 2012 y la segunda es monitora, Lisa de carácter más rebelde y aventurero de las tres hermanas es además,  la actual Reina del Estrecho.

Escenarios
Juan Torca nació en Burgos y vivió en muchos lugares, pero es de esos foráneos que llegan a Madrid y se convierten en Madrileños
Madrid
el rio manzanares a cuatro pasos del estadio del Atlético de Madrid. Lugar donde apareció el cadáver de Becca Cruz

La Gran Vía. Lugar donde Torca tiene su apartamento, por el que transita cuando va hacía El Retiro a correr
Fragmento cuadro de Antonio López
Lavapiés, un barrio muy céntrico, bullicioso, y multicultural.  En los últimos años se ha puesto muy de moda
Calle de Lavapies
Bilbao
Torca vivió y trabajó unos años en esa capital, en esta ocasión siguiendo su instinto hace una rápida visita y nos muestra la Torre Iberdrola


Burgos
Lugar de nacimiento de Juan Torca, aunque allí ya no tiene arraigo, si tiene buenos recuerdos


“ Estaban junto a Capitanía, en el antiguo Cuatro Torres, tomando el aperitivo. En Semana Santa había pasado unos días en Burgos con una amiga y había regresado al mismo bar, ahora se llamaba Donde Alberto, servían una tortilla de patatas soberbia y tiraban bien las cañas; ya no ponían la cerveza en vasos de tubo, como cuando empezó a salir de marcha por las Llanas y las Bernardas. Burgos había cambiado, había más luz y menos frío”

Gibraltar
Lugar donde vive la familia Cruz, Torca se desplaza al lugar en  busca de alguna pista para encontrar una solución al caso.
Foto de Rhyslud
  
"En las estrechas calles del casco antiguo, plagadas de tiendas, El casco antiguo, el puerto deportivo y la mayor parte del territorio gibraltareño miraban a la bahía de Algeciras, se encontraban en la parte oeste de la Roca. En la zona este, en cambio, mucho más estrecha, apenas había espacio para una carretera y unas pocas edificaciones."
Mi opinión
Es una novela estructurada de una forma muy original, siete partes, que coinciden con los siete días de la semana en la que transcurre la acción principal, que comienza un lunes 1 de julio de 2013 y termina el domingo 7 de julio.  Estas siete partes se dividen en 20 capítulos, un epílogo y una explicación de cómo se concibió la novela.
La novela engancha, tiene todos los elementos que caracterizan una novela de este género, misterio, dolor, soledad, crueldad y todo ello en una trama muy rápida.  Todos estos elementos el autor los maneja muy bien, sabe darles su justa medida para crear incertidumbre y también nos hace sufrir...
 Como ya indique antes,  los personajes están muy bien trabajados, al extremo de enamorarte de Torca o de desear invitar a Jandro a comer, aunque esto último puede resultar ruinoso,  y llegar a despreciar  a los malos…
De los escenarios se puede decir lo mismo, yo que en un tiempo viví en Madrid, me he visto paseando por El Retiro, de bares por Lavapies, caminando por la Gran Vía, etc. 
Resumiendo, la novela está muy bien escrita y engancha.  Torca tiene futuro en este mundo negro sobre blanco.

 “Torca caminó sin admirar los jardines, sin dedicar un segundo al Rolls y al Bentley, sin prestar atención al palacete ni al pabellón. Caminó con Nadia en la cabeza. Pensando en que ya casi nunca se acordaba de ella. Pensando en que había bastado un segundo, dos años después del naufragio en el mar de Aral, para que Nadia volviera a flote, para reconstruir sus caderas, para empaparse con sus lágrimas, para palpar su piel, para que su voz lo estremeciera. Se me “olvidó que te olvidé, se me olvidó que te dejé, lejos, muy lejos de mi vida.. A mí, que nada se me olvida, decía una copla. Nadia seguía muy viva.”
 “Torca resumió el encuentro con la mujer, hacía un mes, la amenazante llamada del día anterior y la irrupción de Rodrigo. Cuando le contó que su hijo se había planteado detenerlo, Laguna le preguntó:
—¿Pero qué le pasa a Rodrigo? ¿Es que no te conoce? Si te pasas el día con él..
—Bueno, tampoco nos vemos tanto. Más de lo que le gustaría a él y menos de lo que me gustaría a mí. O al revés, ya ni sé lo que digo.
—Da igual. No podía pensar que tú has hecho eso, ¿no?
—Tú dirás. Le faltó poco para esposarme.
—¡Hostia! ¿Tan claro lo tenía? Qué miope. Porque tú no has sido, ¿verdad?
 “Esa pregunta sobraba. Incluso Laguna albergaba alguna sospecha. Pero debía responderla, aunque fuera a la gallega.”

“Tan peligroso como incauto. Esos años le costó aprender que la vida no puede comprimirse en ordenanzas.”

Esta novela participa en la Yincana Criminal 2017, en el apartado: "El protagonista es un detective"