miércoles, 11 de diciembre de 2013

El Bloguero Invisible - 2013



Aunque ya hace un par de semanas que supe del anuncio de Kayena dando el pistoletazo de salida a su inigualable “Bloguero Invisible 2014” y, aunque me parece casi imposible, pero por si no sabéis que es esto del bloguero invisible, os pongo un enlace que os lleva a la entrada del blog de Kayena, en la ésta explica las base de participación con su habitual claridad y concisión. 

 


Pues bien, como estaba contando,  cuando me llegaron estas noticias me encontraba fuera de España y se me hizo muy complicado iniciar los trámites de participación por lo que me limite a poner un mensaje anunciando mi participación, y, como todo tiene remedio, una vez he regresado a mi añorada casa (hay que ver como se echa de menos cuando estas un tiempo fuera) y después de deshacer las maletas, organizar la ropa y descansar un poco ya estoy en marcha de nuevo.

El otro gran dilema que se me ha presentado es decidir el libro que voy a ofrecer, si en verdad un gran problema, pues desde que he descubierto las bibliotecas municipales y además de que soy muy dada a regalar los libros que ya he leído, resulta que cada día tengo menos novelas en mis estantería, pero bueno, entre las que me quedan he encontrado dos novelas, que, cuando en su día las leí me gustaron muchísimo y estoy segura que a quien el Sr. Random, designe le gustarán también, son las siguientes:
 

Cañas y Barro de Vicente Blasco Ibáñez
Ambientada en el agreste escenario de la Albufera valenciana, Cañas y barro narra el ascenso y declive del humilde clan de los Palomas. El esfuerzo constante y titánico del tío Paloma y de su hijo, el tío Tono, para arrancar la riqueza a las aguas salvajes mediante la pesca y el cultivo del arroz se ve arruinado por el comportamiento irresponsable de Tonet, el último vástago del clan, quien, guapo, presumido y abúlico, acaba viéndose arrastrado en una espiral de desesperación y violencia que dará al traste con la situación tan trabajosamente ganada por sus mayores.
 

Yo, Claudio de Robert Graves:
Supuesta "autobiografía" de Claudio, singular emperador romano predestinado a serlo a pesar de que sus deseos fueran por otros caminos. Graves dibuja sin concesiones un espeluznante retrato sobre la depravación, las sangrientas purgas y las intrigas cainitas llevadas hasta el crimen durante los reinados de Augusto y Tiberio. Pero Yo, Claudio es también Calígula y su etapa sádica, Mesalina, Livia y, cómo no, Roma, un decorado único para esta trama argumental apasionante que se llevó a la pequeña pantalla con rotundo éxito. Y es que no falta ni sobra nada: amor, traición, odio, intriga y política.



Por último, solo me resta agradecer a Kayena que año tras año se ocupa de organizar con gran maestría y deduzco un enorme trabajo este inimitable evento en el nos brinda la ilusión de recibir un regalo, pasar unos buenos ratos de diversión e intriga, conocer a otras blogueras, etc. Asi que muchas gracias Kayena, y a tod@s l@s participantes les deseo que se diviertan tanto como yo.

 

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Paseo costero Figueras - Castropol

Siempre me ha gustado mucho caminar aunque no lo hacía a menudo pues me costaba encontrar el momento para ello, pero desde que en el último análisis que me hicieron me dieron altos los índices de colesterol, y mi doctora además de unas pastillas me recomendó que tenía que caminar todos los días una hora, me propuse hacerlo sin ninguna excusa.   

Y así, poco a poco le he cogido el gusto y ahora camino todos los días y cada vez con mayor satisfacción.  Aunque a veces salgo a caminar sola, la mayoría de las veces me acompañan mis amigas Marta y Estrella, y hacemos rutas por diferentes lugares, que alternamos según la climatología, el tiempo del que  disponemos y de nuestras fuerzas, unas veces por el pueblo, otras nos acercamos en coche hasta la playa y allí caminamos sobre la arena mojada, otras veces hacemos la ruta del faro, o vamos por Vilaselan, etc. etc. Procuramos caminar como mínimo una hora, pero la mayoría de las veces nos pasamos de tiempo y llegamos a casa rendidas.

Hace unos días, estuvieron en casa unos familiares, muy deportistas ellos y, por cambiar un poco la rutina de playas y más playas, uno de los días que estaba algo nublado, se me ocurrió que podríamos hacer el "paseo costero Figueras-Castropol",  ruta de la que me habían hablado muy bien y aunque con mis compañeras habíamos tenido conversaciones para hacerla, por unas causas u otras, aun no habíamos encontrado el día oportuno para ello.

No tenía mucha idea de la dificultad del recorrido, así que organizamos la logística: calzado adecuado, agua suficiente,  bastones, sombreros y la cámara fotográfica, por supuesto. También liamos a mi marido en la aventura para que nos recogiera al finalizar el paseo en Castropol.

Imagen de Internet
Salimos de casa, sobre las cinco de la tarde y, como es habitual en esta zona, aunque, como ya os dije, el día amaneció algo nublado, en ese momento lucía un sol espléndido que no nos abandonó en todo el recorrido.  Salimos de Ribadeo hacia Figueras por el Puente de Los Santos.

Imagen de Internet
El puente de los Santos recibe este nombre  por las dos capillas que hay en cada uno de sus extremos, la de San Miguel en Ribadeo y la de San Román en Figueras (Castropol).
Ribadeo desde El Puente de los Santos

Figueras desde el Puente de los Santos
Tras atravesar el puente, ya en tierras asturianas lo primero que nos encontramos es la capilla de San Román


El paseo, puede  iniciarse en cualquiera de los dos puntos Figueras ó Castropol.  Nosotros, al salir desde Ribadeo, obviamente, elegimos iniciarlo en Figueras, 

Puerto de Figueras
y así mi marido nos esperaría en Castropol, donde acaba el sendero justo al lado de la cafetería del restaurante Peña Mar, cómodamente sentado en una terraza tomando un café. 

Figueras, un bonito pueblo marinero del que en otra ocasión haré una entrada, nos recibe con flores

Atravesamos Figueras, dejando a un lado el  palacete modernista, ejemplo de arquitectura "art noveau", que en 1912 mandó construir doña Socorro Granda Sánchez, viuda de un indiano, como casa de verano.  El palacete fue diseñado por  Ángel Arbex, discipulo de Gaudi, y tiene un precioso jardín inglés obra de Cecilio Rodríguez (si, el mismo que diseño los jardines del Parque del Retiro de Madrid) con árboles centenarios y algunas especies importadas de América,  hoy reconvertido en el Hotel Palacete Peñalba, de cuatro estrellas.

Foto de Internet
Después de atravesar Figueras, llegamos al inicio del sendero el cual se encuentra perfectamente señalado, tanto en el suelo como en los laterales y de vez en cuando hay unos paneles que te indican el lugar en el que te encuentras, con lo que en cualquier momento sabes donde estás ubicado, sin ninguna duda. 














Durante el recorrido, encontramos tres áreas de descanso, la primera poco después de salir de Figueras, otra en La Linera y la tercera a la altura del Islote de Turullón.  


Después de recorrer los primeros metros hay una ligera bajada hacia la ria que nos lleva a la primera de las tres áreas de descanso, y desde allí, como en casi todo el trayecto, empezamos a  disfrutar de las maravillosas vistas de la ría del Eo.




Al poco de iniciar el recorrido, nos encontramos las ruinas del Molino das Acías, un antiguo molino de mareas en el que se aprovechaba la bajamar para impulsar las hélices.


                                                  


Seguimos nuestro trayecto y después de rodear la cuenca del molino divisamos las ruinas de Las Torres de Donlebún, un palacio edificado en 1711, que se encuentra en el termino municipal de Barres


Dejamos atrás esta singular construcción y llegamos a la ensenada de La Linera, un plácido lugar, hoy con apenas un puñado de casas pero que antaño fue muy conocido por la calidad de los barcos  que allí se construían en las más de veinte carpinterías de ribera que trabajaban construyendo diferentes tipos de embarcaciones: gabarras, balandros, corbetas, goletas, bergantines, etc. actividad que desde mediados del siglo XX fue desapareciendo.



Aquí nos encontramos con la segunda área de descanso


Dejamos atrás las casas de La Linera para tomar el camino hacia El Esquilo. 



Para evitar la carretera nacional el sendero nos lleva hacia El Esquilo pasando por debajo del viaducto del mismo nombre, dejando a un lado el lugar, donde quedan pastando apaciblemente las ovejas.



Y abandonamos el camino de asfalto, para volver de nuevo a la senda que bordea la ria


Muy pronto divisamos la silueta del Islote de Turullón y muy cerca de este lugar encontramos la tercera área de descanso.

Reanudamos el camino y llegamos a Salias.  En este paraje tenemos unas preciosas vistas de la ría del Eo con Castropol a la izquierda, Figueras a la derecha y al fondo Ribadeo y el Puente de los Santos.


Iniciando ya el ultimo tramo del camino disfrutamos de floridos rincones y también aprovechamos para comer unas ricas zarzamoras, que el camino nos ofrece ...
















Por fin llegamos a Castropol; hemos tardado en hacer la ruta tres horas.  Hemos recorrido, según mi podómetro (del que me fío muy poco, por cierto) 7,5 Kms.  Un paseo del que hemos disfrutado y que pienso repetir con mis amigas en cuanto estén dispuestas a acompañarme.   

Por último os dejo esta fotografía tomada al atardecer, desde el Parador de Ribadeo, de Castropol y la Ensenada de La Linera.


 

sábado, 24 de agosto de 2013

Playa de Esteiro - Concello de Ribadeo

A pesar de llevar viviendo en Ribadeo casi ocho años, aun encuentro lugares que me sorprenden y es que además del encanto natural que tiene este rincón de la mariña lucense,  cuando se tiene la suerte de estar en uno de ellos en esos momentos en los que los elementos, en este caso las rocas, la luz y el agua, se ponen de acuerdo para ofrecernos increíbles paisajes.  Y, para muestra de lo que digo, os presento uno de estos lugares: la playa de Esteiro. 


Por suerte en la bolsa de la playa, además de la crema protectora, toallas, etc. llevaba mi cámara de fotos y, aunque no soy una profesional de la fotografía pude captar estas imágenes que quiero compartir con vosotros.




Y aprovechando la ocasión os facilito alguna información del lugar:

Características del arenal:
Es una playa de arena blanca y aguas cristalinas, con forma de ensenada.  Se encuentra en un entorno sin urbanizar, salvo un edificio que ofrece alojamiento y comida, rodeada de campos de uso rural.  Situada en la ensenada de Cadramón entre las playas de As Catedrais (Las Catedrales) y As Illas (Las Islas).



Este enclave, forma parte del Área Protegida de la playa de Las Catedrales (As Catedrais) incluido en la Red Natura 2000 como Lugar de Interés,  también forma parte del Monumento Natural  "As Catedrais" y, tiene el reconocimiento de Lugar de Importancia Comunitaria por la rareza de la vegetación natural que le rodea y que tapiza sus escarpes rocosos. Tiene bandera azul, un reconocimiento ambiental internacional concedido a playas que cumplen una serie de exigentes requisitos.

Cuenta con muy buenos servicios: Equipo de salvamento, aseos, duchas, lavapiés, papeleras, zona de aparcamiento y recreo, servicio de limpieza, y aunque en la información oficial se indica que tiene acceso para minusválidos, yo no lo recomiendo pues hay que cruzar una pequeña poza para poder llegar a la zona de baño.



Cómo llegar:
Las coordenadas de GPS son las siguientes: Norte 43.553634 y Oeste 7.146932,  pero si no tenéis GPS, se puede llegar a ella, desde Ribadeo,  por dos vías:

Tomando la N-634, desde Ribadeo: 9,2 Km. 11 minutos

Imagen de Google 
Tomando la A-8/E-70, desde Ribadeo: 12,9 Km., 13 minutos


Imagen de Google
Además el Ayuntamiento de Ribadeo, ofrece un servicio de autobuses que funciona en julio, agosto y la primera quincena de septiembre, de lunes a domingo.  Las salidas desde Ribadeo son a las 11, 15:15 y 17:45 horas, y la vuelta, a las 13:30, 17 y 20:00 horas.





  

Es conveniente visitar la playa con la marea baja ya que al subir ésta la mayor parte de la playa queda cubierta por el agua, por lo que os facilito el teléfono de la Oficina de Turismo de Ribadeo en el que os informarán debidamente de los mejores horarios  para visitarla: 982 12 86 89, o bien podéis pinchar este enlace de la tabla de mareas de Ribadeo.



La playa esta delimitada por acantilados rocosos de gran altura en los que en algunos tramos se forman corredores abiertos 


















Cuevas incrustadas en la roca de diversas profundidades, unas son pequeños huecos pero la mayor parte de las ellas superan los cinco o seis metros de altura, en las que la luz hace brillar las espectaculares tonalidades ocres de las rocas.
Nota: Normalmente no suelo poner fotos con personas, pero en esta ocasión  me ha parecido adecuado para tener referencia de las medidas


















También podemos ver un arco o contrafuerte, como los que hay en la playa de As Catedrais (Las Catedrales) aunque menos alto que estos, que enmarca una bonita perspectiva de la vecina playa de As Illas (Las Islas)


















Tanto en los corredores como en la mayoría de las cuevas se forman bolsas de agua cristalina que refleja unos bonitos tonos azules.


Además esta playa es muy apreciada por las familias con niños pequeños ya que con la marea baja se forma una pequeña piscina en la que los que los pequeños se pueden bañar sin ningún riesgo.  


Y, por último como comenté anteriormente, en las inmediaciones hay un pequeño establecimiento hotelero que ofrece servicio de restaurante y cuenta con una pequeña terraza muy agradable.





Ribadeo y alrededores - Enlaces relacionados:


martes, 30 de julio de 2013

Sorteo de una Tablet Tagus, en el blok de Kayena, Blanco sobre Negro

A mí, en cuanto empiezan los primeros calores del verano me entra la sensación de, no sé cómo  explicarlo, podría ser una especie de astenia veraniega, que se traduce en que no paro en casa, que si las terrazas los paseos, la playa, los chiringuitos de la playa, y es que no encuentro el momento para sentarme delante del ordenador.

 
Por ello tengo mis blogs abandonados, bueno el de cocina, esta abandonadito desde mucho antes, exactamente desde que se me murió la máquina de fotos, la pobre… debió de ser por una mezcla de harina y azúcar que entraría por algún resquicio.  Ya me compre otra, pero debo sufrir algún trauma y lo cierto es que tampoco encuentro el momento de meterme en cocina.
 

Pero a lo que iba, de vez en cuando, haciendo un esfuerzo tremendo, miro el blog de Kayena, para ver si me ha “tocado” algún libro en el sorteo que está haciendo entre los participantes en la II edición del mes de la novela negra, sorteo en el que, de momento, no he tenido suerte, pero aún queda un libro por sortear, así que tengo esperanzas. 
 

Pues bien, el otro día vi que anunciaba otro sorteo muy interesante, el que hay que hacer una reseña de la novela de Óscar Fabrega, Prohibido excavar en este pueblo


novela que, después de darnos de alta en La Casa del Libro,  ella misma se encargará de proporcionarnos y, entre todos los blogueros que la reseñen se sorteará una Tablet Tagus.


 


Y, ante este estupendo premio, no me pude resistir y le puse un comentario apuntándome, y ahora, haciendo otro gran sacrificio me he puesto a hacer la entrada anunciando mi participación.  Os dejo un enlace en el que podéis ver los requisitos para participar.

Besos y feliz verano!!!

 

domingo, 23 de junio de 2013

Respirar por la herida - Víctor del Árbol

Recientemente estuve unos días en Madrid y, como todas las provincianas cuando salimos de casa aprovechamos el tiempo al máximo para ver, visitar y sacar el máximo partido a todos los espectáculos, lugares, acontecimientos y eventos que nos encontremos en el lugar que visitamos.

En este viaje he vivido varios momentos inolvidables, uno de ellos fue cuando, aprovechando que tenía una cita con una vieja amiga, le propuse que nos encontráramos en el café librería La Central de Callao, del que había oído hablar muy bien.

El lugar me gustó muchísimo, y estaba haciendo unas fotos cuando vi un cartel que anunciaba la presentación de la novela Respirar por la herida, que tendría lugar en una de las salas del café  media hora más tarde,  había leído varias reseñas de la novela por lo que no me podía creer el golpe de suerte que había tenido, y sin dudarlo un momento compre la novela y después de tomarnos el café mi amiga y yo nos bajamos a ver la presentación al  lugar en el que se celebraba.

Acompañaban a Víctor del Árbol, Juan Laborda y Julia Martínez, que prepararon una presentación muy dinámica y original, en la que hicieron una comparativa de la novela con películas y actores famosos y después Víctor del Árbol, simpatiquísimo,  ameno y cercano, contestó a todas las preguntas que se le hicieron y, aunque yo aún no había leído el libro, me hice de él una idea bastante aproximada.


A mi vuelta a casa, ya tranquila, empecé a leer la novela y aprovechando que me apunte al reto de Kayena de la segunda edición de la novela negra, policíaca y de misterio, pues me he atrevido incluso a reseñarla, así que aquí os dejo mis impresiones, que nunca mejor dicho, son muchas.

Datos técnicos

Título: Respirar por la Herida

Autor: Víctor del Árbol

Editorial: Alrevés Editorial

ISBN: 978-84-15098-79-9

Número de páginas: 528

Formato: Rústica con solapas

Año de publicación: 2013

Autor:
El autor durante la presentación
Víctor del Árbol, nacido en Barcelona en 1968, fue funcionario de la Generalitat desde 1992 hasta 2012. Cursó estudios en Historia en la Universitat de Barcelona, colaboró dos años como locutor y colaborador en el programa radiofónico de realidad social «Catalunya sense barreres» (Radio Estel, ONCE).

Como escritor fue finalista del VIII Premio Fernando Lara en 2008 con El abismo de los sueños (no publicada) y ganó el Premio Tiflos de Novela en 2006 con El peso de los muertos.

En 2011 publicó La tristeza del samurái (Editorial Alrevés), que ha sido un éxito nacional e internacional. Traducida a una decena de idiomas y best seller en Francia, cuenta con el reconocimiento de la crítica y de numerosos premios. Entre ellos, Le Prix du polar Européen 2012 a la mejor novela negra europea que otorga la prestigiosa publicación francesa Le Point en el festival de Novela Negra de Lyon, galardón que obtuvieron, en anteriores ediciones, Philip Kerr y Arnaldur Indridason, entre otros.

En Abril de 2013 obtiene le Prix QuercyNoir por su novela La Tristesse du Samourai

Sinopsis  (de la contraportada de la novela)
Quizás Dios juega a los dados con nuestro destino, desperdigando las piezas de un rompecabezas que siempre vuelve a unirse de un modo u otro. Acaso sea el azar el que nos arrebata aquello que más amamos, pero puede que todo lo que nos ocurre sea simplemente el resultado de nuestros propios actos.

Estas son las preguntas que atormentan a Eduardo, un pintor para quien nada tiene sentido tras la muerte de su mujer y su hija, hasta que una famosa violoncelista, Gloria Tagger, le encarga el mayor reto de su vida: pintar el retrato de Arthur, un empresario de pasado incierto. Aceptar ese encargo desencadena una espiral de emociones y acontecimientos trágicos que succiona inevitablemente a cuantas personas le rodean. Con cada pincelada, Eduardo va abriendo puertas que habría sido mejor mantener cerradas, pero que, una vez abiertas, nada ni nadie podrá volver a cerrar.

Con una trama perfectamente urdida y una intensidad descarnada de dolor y culpa, pero también el ansia de vivir, Respirar por la herida desborda los límites de sus protagonistas con una precisión y una psicología digna del maestro en que se ha convertido ya su autor, Víctor del Árbol.


Personajes
En la historia que Victor del Árbol nos cuenta no hay personajes secundarios, aquí todos son protagonistas, todos ellos son personajes que han vivido unas experiencias traumáticas que les han dejado una marca que el tiempo no ha logrado arreglar pero que no se rinden y siguen luchando. Y,  cada una de las historia de estos personajes forma, tesela a tesela, un impresionante mosaico.

Así que, sucintamente, sin descubrir demasiado de cada uno de ellos,  presentaré los personajes por orden de aparición, más o menos:

Eduardo, pintor, traumatizado por el accidente en el que Elena, su mujer, y  Tanía,  su hija de 14 años, perdieron la vida 14 años antes, desde entonces se encuentra en tratamiento psiquiátrico y malvive pintando cuadros por encargo

Graciela, es la casera de un edificio de apartamentos en donde vive Eduardo.  Se encuentra situado en Lavapies, (zona centro de Madrid).  Tiene una hija Sara, que periódicamente sufre ataques de ira.

Olga,  marchante de cuadros. Cuando tenía 16 años uno de los novios de su madre la sedujo y quedo embarazada

Gloria A. Tagger, famosa violinista, divorciada de un también famoso director de cine, padres de Ian, que con 17 años fue atropellado cuatros años antes por un conductor borracho.

Arthur Fernández, Un rico e importante hombre de negocios.  Se encuentra en la cárcel cumpliendo condena por un accidente -que provocó cuando conducía su coche en estado de embriaguez- y que causo la muerte de dos personas, Casado con Andrea de la que está separado. Tuvieron una hija Aroha que se encuentra en paradero desconocido.   

Ibrahim, ex terrorista argelino, que se encuentra en prisión (lugar en el que conoce a Arthur y se convierte en su protector). Es un hombre muy espiritual.  Tiene un físico imponente con una cicatriz que le cruza y le deforma la cara, pero de esa cicatriz ya se ha restablecido, pero no la que tiene en el alma.  

Maribel y Who, su hijo adoptado. Maribel antigua profesora de baile se quedó invalida cuando paseando por la calle un hombre les disparó a ella y a Teo, su marido, matándole a él en el acto y dejándola a ella en ese estado. Su hijo Who está enamorado de una chica china que trabaja en un taller ilegal y trabaja muy duramente para conseguir dinero y fugarse juntos  

Guzman, ex agente de la Dina, policía secreta chilena. Viene a Madrid contratado por Arthur para encontrar a su hija de la que no sabe nada desde hace algunos años.


Escenarios
La acción transcurre principalmente en Madrid, en particular por las calles de la zona centro, la estación de Atocha, el parque de El Retiro, el Palacio de Oriente, etc. lugares que,  el autor a pesar de  haber nacido en Barcelona describe maravillosamente:


“... encaro sin prisa la cuesta de Moyano hasta llegar a la fuente de El Ángel Caído.  Se tomó un respiro en el pedestal de granito octogonal que sustentaba la escultura… Todo en la escultura era quietud; del espacio, del tiempo, de sí misma.  Eduardo conocía esa sensación: la quietud, exasperante y perpetua, la seguridad de que nada es mutable.  Podría ordenar sus piernas moverse hacia la derecha, uno, dos, tres metros, tocar la pared, hacer el movimiento a la inversa y topar con esa misma pared.  Tenía la certeza de no moverse, de ser como aquella escultura petrificada.  A la ausencia de pensamientos minúsculos y cotidianos, a la concentración de todos ellos en uno solo, redundante, grotesco y absorbente, su doctora lo llamaba locura.  Pero él no estaba loco. Solo estaba muerto“ (Pág. 25) 


Foto de Javier González Orozco






                                                   



“A lo lejos se imponía el edificio de caliza y granito del Palacio de Oriente.  Los turistas se fotografiaban al otro lado de la verja que circundaba el patio de armas mientras la Guardia Real procedía a su ceremonioso cambio de turno.  Detrás del palacio  se encontraban los jardines de invierno del Campo del Moro.  Desde allí se disfrutaba de una excelente vista del Palacio y del río Manzanares.  Los paseos arbolados adelantaban la inevitable primavera.  Aquella mañana lucía un sol que todavía no era sofocante. Los pavos reales desplegaban sus plumas como arcoíris de colores entre las praderas sin que los paseantes los molestarán.” (pág. 298)

 


Impresiones
Navegando en internet he encontrado el significado  que, popularmente, en Argentina, le dan a la frase “respirar por la herida”, y que utilizan como una reacción a causa de una ofensa recibida, el sentido de esta frase creo que se adapta perfectamente a la idea de la novela.

La primera impresión inquietante se produce al contemplar la portada que, reproduce un fragmento de un autorretrato de Lucian Freud, que se encuentra en el Museo Thyssen-Bornemisza.  

En la presentación a la que tuve el gusto de asistir, Victor contó que cuando empieza a “construir” una novela, en lo primero que se centra es en la confección de sus personajes, lo que le supone su mayor esfuerzo y le lleva bastante tiempo y eso es algo que se percibe pues partiendo de la base de unos personajes, más o menos corrientes,  a los que ha llevado a situaciones  extremas y complicadas que arrastran verdaderos dramas  con sus correspondientes consecuencias, las cuales se materializan en profundas heridas en el alma.  Aun así, están muy vivos, no se rinden y luchan por salir adelante.

Desde luego el esfuerzo ha merecido la pena, pues da la impresión de que el autor ha hecho encaje de bolillos con los personajes, manejándolos de forma que, aunque cada uno de ellos tiene su propia historia personal que desarrollándola podría dar lugar a una novela, entremezcla sus vidas hasta que todas ellas están conexionadas hasta llegar a un final en el que hasta el menor detalle tiene sentido y asistimos a un engranaje perfecto, es decir  que todo queda relacionado entre sí y formando una historia coherente.


  
“El castigo no tiene sentido si no entiendes por qué eres castigado.” Durante trece años largos de encierro, todos los esfuerzos de los psiquiatras y de los funcionarios que lo habían interrogado fueron destinados a hacerle comprender esa verdad.  Y esa pretensión era la que perseguía ayudarlos a reinsertarse. Era una palabra extraña, significaba que en algún momento él había formado parte del engranaje al que todos se someten, que antes de ver morir a Elena y a Tanía él había sido un pequeño piñón de una maquinaria que funcionaba sin demasiadas fricciones.  Con la muerte  de su familia el piñón se había estropeado y había causado una avería en cadena, más muertes, mas sufrimiento, tan inútil como el suyo.  No había querido confiar en la Ley, y eso era imperdonable. Más incluso que la tragedia que había provocado en Teo, en Maribel y en su hijo, piñones sin importancia para la maquinaria como él, al fin y al cabo.  “No podemos permitir que cada uno se tome la justicia, minúscula, por su mano.  Entonces provocaríamos el caos, y la maquina todo dejaría de tener razón de ser”, le había advertido Martina. (pág. 361)

Al concluir la presentación y después de las preguntas y respuestas, Víctor me firmó el ejemplar  que había comprado y me puso una dedicatoria preciosa y que al leer la novela tiene mucho más sentido, la  he escaneado para que la veáis:



Y como tiene una letra muy pequeña la transcribo:
“Dentro de cada uno de nosotros existen todos los hombres y mujeres posibles. De nosotros depende qué acabará emergiendo”

Conclusión
Es esta una novela intensa, que empuja a terminarla rápidamente  pero,  no os confundáis, leedla despacio saboreando las reflexiones que el autor nos ofrece.

Esta reseña participa en la iniciativa: